Visión global y compromiso local
en el desarrollo sustentable de la industria del CBD

Extracto de CBD y derivados para su uso medicinal

La extracción de cannabinoides se realiza a través del proceso de fluido supercrítico, utilizando dióxido de carbono como solvente (CO2), que garantiza la más alta calidad del mercado y maximiza sus propiedades sin la utilización de químicos.

El estado de fluido supercrítico se produce cuando está por encima de su temperatura (Tc) y presión crítica (Pc). Este estado permite utilizar las propiedades como gas del CO2 (alta difusividad, baja tensión superficial), y mantener el poder disolvente de una sustancia cuando está entre el estado gaseoso y líquido. La manipulación de la temperatura y la presión del CO2 altera sus propiedades de extracción y permite seleccionar el material de interés. La mayor ventaja de la utilización de fluido supercrítico es que no deja trazas en el producto. Después de la extracción, el dióxido de carbono es despresurizado y ventilado, o puede ser reciclado para su posterior reutilización en extracción. Cualquier rastro residual de dióxido de carbono en el producto se disipa en la atmósfera en unas pocas horas. El dióxido de carbono es no tóxico, no inflamable y fisiológicamente compatible.

La versatilidad del extracto de cannabidiol permite su aplicación en el tratamiento de diversas enfermedades y disminución de síntomas.

A partir del cáñamo de la más alta calidad, producimos cristales de CBD puro (99% +) en nuestro laboratorio ubicado en el Parque de las Ciencias, zona franca especializada en productos farmacéuticos, ubicado a tres minutos del Aeropuerto Internacional de Carrasco y a 30 minutos del puerto de Montevideo.

Por otra parte, nuestro equipo de investigación trabaja en desarrollar productos farmacéuticos derivados del cannabidiol que se adecuen a la variada y cambiante demanda internacional.


Recreacional

ICClabs ha sido elegida por el gobierno de Uruguay para producir cannabis con fines recreacionales, siendo ésta la primera licencia de estas características en el mundo.

La Ley 19.172 habilita el consumo recreativo de hasta 40 gramos mensuales por persona. Para acceder al producto el consumidor debe estar registrado ante un organismo de gobierno (IRCCA) que es quien regula y administra todo el proceso de producción, distribución y venta.